La danza oriental es una de las danzas más antiguas del mundo, combina diferentes elementos de Oriente Próximo y norte de África. Este tipo de danza ha tenido una gran evolución escénica incorporando elementos como alas de Isis, velos, abanicos de seda, bastón y crótalos.

La danza oriental puede ser practicada por cualquier persona y a cualquier edad, incluso las embarazadas, para las cuales este tipo de danza es muy beneficiosa ya que fortalece el suelo pélvico y ayuda a que el parto sea más fácil.

Algunos beneficios de la danza oriental a nivel físico y psíquico son los siguientes:

  1. Corrección postural.
  2. Fortalecimiento muscular y de suelo pélvico
  3. Estimulación de órganos intestinales.
  4. Estimulación del sistema inmunológico 
  5. Flexibilidad
  6. Equilibrio y coordinación (disociación de las distintas partes del cuerpo).